Funcionamiento de la memoria: causas y prevención del olvido.

Imagen de Funcionamiento de la memoria
Funcionamiento de la memoria

Los problemas de la memoria no tienen porqué ser una enfermedad degenerativa, puede deberse a múltiples motivos.

Cuando hablamos de problemas de memoria, las personas pensamos casi siempre en una enfermedad degenerativa, pero esto no siempre es así; pasar por un mal momento que influya en nuestro estado de ánimo, cambiar de estilo de vida (alimentación, descanso, estrés,… ), o simplemente el hecho de cumplir años son algunos de los factores que también propician olvidos.

Lo importante es no obsesionarse con estos problemas de memoria y conocer que existe lo que los profesionales llamamos  “Olvido benigno”. A todos nos ha pasado en algún momento no recordar una cita médica, cómo se llama mi actor favorito o incluso no poder nombrar en un momento dado algo que queremos pedir a alguien.

Son situaciones normales y comunes que no deben preocuparnos en exceso pues existen factores que pueden hacer que no recordemos estas cosas:

  • Falta de atención o desinterés.
  • Déficits sensoriales.
  • Problemas en la comprensión.
  • Ansiedad- estrés o/y depresión.
  • Altas exigencias o inadecuadas.
  • Atribuciones

Simplemente debemos ir controlando con qué frecuencia aparecen y si realmente suponen un problema en el desarrollo de las actividades de la vida diaria para consultar con un especialista.

Estos primeros olvidos pueden ser de este tipo:

  • Tengo la palabra en la punta de la…
  • Olvido donde dejo las cosas, por ejemplo, las gafas, llaves…
  • Olvido los recados.
  • Olvido cuándo ocurrió algo, si fue la semana pasada o antes.
  • Olvido los nombres de personas.
  • Dificultades para nuevos aprendizajes o habilidades.
  • Olvido de lo que acabo de decir o de lo que acabo de escuchar.

El envejecimiento cerebral patológico implica algo más que lo que hemos comentado hasta el momento: pérdida de memoria, alteración de otras funciones cognitivas, repercusión en la vida cotidiana…

Y entonces… ¿Cómo puedo mejorar mi memoria?:

Al hablar de MEMORIA debemos conocer que existen diferentes fases que nos van a permitir que podamos recordar en un futuro aquellos acontecimientos o situaciones ya vividas, una lista de cosas que intentamos memorizar, un número de teléfono, la lectura de un libro,…

Las Fases de la memoria son:

  • Registro: en esta fase es importante tanto la percepción como la atención, ya que aquella información que no registremos nunca podremos recordarla. De ahí la importancia de esta primera fase, de corregir todos los déficits que puedan estar interfiriendo en la percepción de la información (visión, audición,…) así como prestar atención a esa información.
  • Almacenamiento-retención: en esta fase se da importancia a las diferentes técnicas que nos permiten almacenar y guardar la información de una forma sencilla, sin grandes costes a nivel cognitivo. Algunas de ellas son la organización, la asociación, la visualización y la repetición elaborada.
  • Recuperación: en esta fase contamos con las ayudas externas para facilitar el recuerdo.

¿Cómo podemos mejorar nuestra memoria sin mucho esfuerzo? Seguir unos consejos sencillos pueden ayudarnos a encontrarnos mejor y por lo tanto disminuir algunos problemas de memoria que tenemos:

  • Estimulación cognitiva (general y específica):

Es importante dedicar un tiempo a entrenar nuestra memoria pues nos va a permitir potenciar la capacidad cognitiva, mejorar la autonomía para las AVD (Actividades de la Vida Diaria), mejorar el estado de ánimo y en definitiva favorecer una buena calidad de vida.

  • Uso de estrategias mnemotécnicas en situaciones cotidianas:

Categorizar (por ejemplo agrupar por categorías las cosas que tengo que comprar en el supermercado), asociar diferentes cosas para un mejor recuerdo, relacionar una imagen con una palabra o situación,…

  • Estado físico y psicológico adecuado.
  • Control de la ansiedad que genera el olvido:

La ansiedad es un gran enemigo. Si uno está nervioso, nuestro nivel de atención disminuye, reduciendo así la posibilidad de un buen registro de la información para su posterior almacenamiento. En muchas ocasiones pensamos que tenemos problemas de memoria pero realmente es más un problema atencional.

Es importante dedicar un tiempo a entrenar nuestra memoria pues nos va a permitir: potenciar la capacidad cognitiva, mejorar la autonomía para las actividades de la vida diaria, mejorar el estado de ánimo, favorecer una buena calidad de vida.

Por todo esto recomendamos seguir una vida activa y saludable. ¿Cómo se puede lograr?

  • Mente en forma.
  • Actividad física regular.
  • Una alimentación saludable.
  • Controlar los factores de riesgo vascular.
  • Mantener lazos sociales y afectivos.
  • Un descanso adecuado.
  • Reducir el estrés.

Este post es fruto de la colaboración entre Cognitiva Unidad de Memoria y ONG Guía de Mayores.

Realizado por Mónica Nieto, Neuropsicóloga en Cognitiva Unidad de Memoria Chamartín. Nº Col. M-19419

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Dejar respuesta