La “Fisioterapia”, el movimiento como el mejor camino hacia la curación

Sesión con fisioterapeuta
Imágen de un fisioterapeuta

 

La “Fisioterapia”, el movimiento como el mejor camino hacia la curación

 

La “Fisioterapia” es una disciplina que basándose en el movimiento ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a prevenir y curar múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas.

Teniendo en cuenta siempre su enfoque natural y no invasivo, la “Fisioterapia” aplica masajes, maniobras y determinados ejercicios terapéuticos. Además, se suele servir de la tecnología más moderna con diferentes objetivos, como paliar un dolor específico o acelerar el proceso de mejora tras una intervención.

¿En qué nos puede ayudar la “Fisioterapia”?

Acercarnos a la consulta de un diplomado o graduado universitario en “Fisioterapia” debería figurar en nuestra agenda aunque no sintamos malestar alguno, porque el dolor es siempre la última alarma que nuestro cuerpo emite.

Entre las patologías más comunes que se presentan, cuando se pide una cita con este especialista, figuran las lesiones musculares y articulares de los más variados tipos, deportivas o no.

Sin embargo, el espectro que abarca esta disciplina es muy amplio, nos puede ayudar a movilizar a personas encamadas, resolver problemas respiratorios o cardiovasculares, a controlar la incontinencia urinaria, en el embarazo y en el post-parto,…

Tipos de “Fisioterapia”:

1.-Traumatológica: Es una de las especialidades más demandada, por sus resultados, en la rehabilitación de pacientes que sufren de dolor en las articulaciones, los músculos e inclusive tienen algún problema óseo estructural.

Las sesiones de esta especialidad  correctamente aplicadas pueden evitar una posible cirugía y ayudan a una recuperación más rápida en los casos de pacientes post operados.

2.-Deportiva. Los desgarros musculares y lesiones articulares son muy comunes. Pueden ocurrir cuando se estira o extiende el músculo más allá de su rango normal, mientras corremos, jugamos o hacemos un trabajo de jardinería. Un desgarro muscular puede ser leve o grave dependiendo de cuanto haya afectado al músculo y las articulaciones relacionadas a la zona.

La mejor manera de prevenir un desgarro musculares y las lesiones articulares es un programa de calentamiento antes de comenzar cualquier ejercicio y, a continuación, enfriar y estirar cuando haya terminado la actividad.

3.-Respiratoria. Esta especialidad promueve la expansión de los pulmones, fortalece los músculos respiratorios y elimina las secreciones de las vías respiratorias. Se trata de un conjunto de técnicas que mejora y mantiene una buena función ventilatoria y respiratoria.

Muy recomendada para bebés, donde se enseña a eliminar mocos y prevenir complicaciones como la bronquitis, además de acelerar la recuperación en los procesos catarrales y evitar recaídas en casos de bronquiolitis. También muy beneficiosa en caso de asma.

4.-En el embarazo. Puede resultar de gran ayuda a las mujeres embarazadas, ya que experimentan una serie de cambios físicos que afectan a varias estructuras del cuerpo para albergar al bebé y posteriormente para dar a luz, su columna, caderas, articulaciones y musculatura se irán adaptando para ese objetivo. También muy indicada en el post-parto.

5.-Cardíaca y vascular: La “Fisioterapia” cardiovascular tiene un papel importante en la recuperación postoperatoria de los pacientes cardíacos. Los programas de ejercicios contribuyen a mejorar las funciones del sistema cardiovascular, musculoesquelético y pulmonar.

6.-Neurológica. Cuando se sufre un daño cerebral, adquirido o congénito, además de problemas cognitivos o de conducta, habitualmente se presentan  problemas físicos o alteraciones que  afectan al sistema sensorio- motor.

Estas alteraciones, que afectan a distintas partes del cuerpo, radican en una disfunción en el cerebro, por lo que el profesional encargado de tratarlas debe estar familiarizado con esta patología tan específica.

Tiras de colores para los músculos

Todos hemos visto esas tiras de colores que lucen muchos deportistas de élite en sus brazos o piernas. Son un vendaje neuromuscular conocido como kinesio taping. Su uso, más allá de ponerse de moda, puede ayudar a la recuperación en las lesiones.

Ramón Aiguadé, miembro del Consejo de Colegios de Fisioterapeutas de España, explica que la  técnica de los vendajes neuromusculares o kinesio taping consiste en la aplicación de unas vendas elásticas adhesivas que poseen entre un 40% y un 60% de elasticidad y que tienen colores vistosos sin diferencias físicas ni químicas.

Al contrario que el vendaje clásico, éste levanta la piel y descomprime las capas profundas. Además,  mejora la circulación, el aporte de nutrientes a los tejidos y la regeneración de las lesiones.

Hoy, los vendajes neuromusculares son demandados no sólo por  los deportistas sino por todos aquellos que acuden a las clínicas de Fisioterapia, lo que los ha convertido en una ayuda terapéutica más con efecto analgésico.

 

 

Tags: traumatología, cardiovascular, respiratorio, neutro muscular,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here