Rehabilitación cardíaca, un paso seguro tras un accidente cardiovascular

Imagen de Rehabilitación cardíaca
Rehabilitación cardíaca

La rehabilitación cardíaca protagoniza un nuevo artículo de nuestra fisioterapeuta Loreto Gómez Ortiz de Pinedo, en el que nos describe las ventajas de practicar este tipo de disciplina después de haber sufrido un episodio cardiovascular.

Pregunta: ¿Qué entendemos por rehabilitación cardíaca?

Respuesta: La rehabilitación cardíaca se compone por una serie de programas asistenciales multidisciplinares con carácter integral y con una perspectiva a medio-largo plazo cuyo objeto son aquellos pacientes que han superado la fase aguda de una enfermedad cardiovascular.

P: ¿Actúa tanto a nivel físico como psicológico?

R: Estos programas abarcan una evaluación cardiológica estrecha con tres pilares fundamentales: la prescripción individualizada de ejercicio físico, control de los factores de riesgo cardiovascular y apoyo psicosocial a aquellos pacientes que han sufrido un evento cardíaco.

P: ¿Para quién está indicada?¿Para personas con factores de riesgo o también para quienes hayan tenido un problema cardiovascular?

R: Los pacientes con las arterias del corazón enfermas han sido los principales beneficiarios de la rehabilitación cardíaca y dentro de ellos los que han superado un infarto de miocardio. No obstante, actualmente se sabe que otros muchos pacientes con problemas cardíacos se benefician de ella.

Es importante saber que el beneficio de la rehabilitación cardíaca es independiente de la edad y que las mujeres con problemas cardiovasculares se benefician especialmente de este tipo de programas.

P: ¿Hay que someterse a algún exámen antes de iniciar el programa de ejercicios, como una prueba de esfuerzo o un ecocardiograma?

R: En la primera consulta con el cardiólogo rehabilitador se hace hincapié́ en conocer los antecedentes médicos y el tratamiento farmacológico que sigue el paciente; en establecer la situación funcional en el momento de iniciar el programa (se realiza una prueba de esfuerzo) y en conocer el estado de los factores de riesgo cardiovascular (colesterol, diabetes, hipertensión y hábitos tóxicos) en ese momento para poder seguirlos a lo largo del tiempo. Esta primera visita es imprescindible para programar el tipo de ejercicio adecuado y para que este sea eficaz y seguro.

P: ¿La rehabilitación cardíaca es segura?

R: La realización de ejercicio físico supervisado en el ámbito de un programa de rehabilitación cardíaca es segura. La probabilidad de una complicación grave es muy baja. Los expertos estiman que puede ser una por cada 60.000-80.000 horas de ejercicio físico supervisado.

Cada paciente, en función de las características de su enfermedad, podrá realizar un tipo de ejercicio determinado. El cardiólogo en la primera visita prescribe el tipo de ejercicio, la intensidad y el grado de supervisión que necesita cada paciente con el fin de minimizar el riesgo de complicaciones; y en el caso de que el ejercicio pueda ser realizado sin supervisión aconsejar cómo y dónde realizarlo.

P: ¿Dónde se imparten este tipo de tratamientos, tan poco implantados en nuestro país?

R: Actualmente la rehabilitación cardíaca está aceptada como recomendación Clase I en todas la guías de practica clínica, es decir, su uso se basa en un beneficio demostrado en múltiples estudios, si bien, sigue estando infrautilizada.

P: ¿Hay suficientes profesionales formados para que se pueda extender esta especialidad entre los afectados por problemas cardiovasculares?

R: Un programa de rehabilitación cardíaca está formado por un equipo multidisciplinar en el que existen médicos especialistas en cardiología, enfermería especializada, dietistas, médicos rehabilitadores, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, médicos psiquiatras y psicólogos clínicos.

P: En conclusión, el objetivo es conseguir la mejor recuperación posible, para ello, ¿es aconsejable seguir una dieta adecuada acompañada de hábitos higiénicos y psicológicos?

R: El objetivo fundamental de un programa de rehabilitación cardíaca es limitar el efecto fisiológico y psicológico que provoca la enfermedad cardíaca, reducir el riesgo de nuevos problemas, ayudar a controlar y estabilizar los síntomas y, con ello, mejorar la calidad de vida y lograr la reincorporación más rápida y completa de este tipo de pacientes en la sociedad.

Una vez finalizado el programa cada paciente debe mantener los hábitos nutricionales y de ejercicio físico que ha aprendido a lo largo de los meses de rehabilitación con el fin de que se mantengan los beneficios sobre su salud cardiovascular.

Fisioterapeuta Loreto Gómez Ortiz de Pinedo Nº colegiado 9742

 

 

 

Dejar respuesta