Alergia al Polen, Polinosis o Fiebre del Heno, tres nombres para una enfermedad

Imagen de Alergia al polen
Alergia al polen

La Dra. Bustamante colabora de nuevo con Guía de Mayores y nos habla de los síntomas, el tratamiento y algunas de las medidas higiénicas que se pueden tomar cuando aparece la molesta alergia al polen.

Pregunta: Dra. Bustamante,¿cuál es el origen de esta alergia?

Dra. Bustamante: El polen de las plantas que polinizan a través del aire, se comporta como un alérgeno, esto es, puede provocar una reacción alérgica que conocemos como polinosis o rinitis alérgica.

Casi siempre  es debido a gramíneas, olivos y plataneras, estos pólenes son prácticamente invisibles en el aire.

P: ¿Cómo se pronostica esta primavera, en cuanto a la incidencia de casos, con un invierno seco y con temperaturas por encima de lo habitual?

R: Pues todo hace pensar que los niveles de polen serán muy altos,  por las temperaturas tan suaves que hemos tenido. Salvo que llueva, pues la lluvia limpia el aire de las partículas de polen. En teoría un otoño e invierno lluvioso traerá mayor la floración y polinización. Por el contrario si en primavera llueve y hace frío, la polinización será menor.

P: ¿Qué factores inciden en una persona para un sea más proclive a sufrir la alergia al polen?

R: Hay un claro factor familiar. Si tu padre o tu madre han padecido alergia al polen, tienes más un 50% de tener alergia. Afecta a algo más del 20% de la población en general.

Se dice que cada año aparecen nuevos casos, por lo que la incidencia está subiendo principalmente en las ciudades con alta contaminación.

P: ¿A qué edad suele aparecer?

R: En la mayoría de los casos aparece en la adolescencia hasta los 50 años. Aunque hay casos descritos que aparecen en la infancia.

P: ¿Por qué las personas mayores están menos expuestas a las alergias?

R: Parece que el sistema inmunitario ” va aprendiendo a lo largo de la vida” y a partir de los 50-60 años, cada vez hay menos reacción frente al polen.

P: ¿Cuáles son los síntomas más comunes?

R: El cuadro es similar a un catarro, puede haber irritación de las mucosas de los ojos, la nariz, la garganta y los bronquios. El síntoma más frecuente es la congestión nasal con rinitis y destilación nasal. También puede haber lagrimeo y picor de ojos, tan intenso que algunos pacientes no toleran la luz y tienen fotofobia. Puede cursar con tos y picor de garganta. Los casos graves pueden derivar en asma.

P: ¿Cómo se diagnostica ?

R: El diagnóstico suele ser por la clínica que presenta el paciente, esto es catarro estacional. Para confirmar la alergia, son muy útiles los test de diagnóstico cutáneo. Se pone sobre la piel una gota de distintos alergenos, después se hace una pequeña erosión superficial y se evalúa si hay reacción alérgica.

P: ¿Qué tipo de tratamiento es más eficaz?

R: El tratamiento es sintomático: antihistamínicos y anticatarrales. Para actuar sobre el origen, se administran vacunas de desensibilización, generalmente de administración subcutánea.

P: ¿Cómo afectan los síntomas a nuestro rendimiento intelectual y a nuestra actividad física?

R: La congestión de los senos nasales asociada al catarro, puede dar dolor de cabeza, sensación de malestar o de cabeza cargada y sueño. Además los antihistamínicos pueden dar sueño… y en España coincide con los últimos meses del curso, en fin que se da la “tormenta perfecta” para que los estudiantes alérgicos bajen mucho su rendimiento.

P: Y por último, Dra. Bustamante nos recomienda algunas medidas higiénicas a tener en cuenta?

R: Los que padecen alergia no quieren tomar antihistamínicos pues les suele dar sueño. Sin embargo si empezaran a tomar la medicación antes que las cifras de polen sean altas, bajaría muchísimo la reacción alérgica. Debe mantenerse la medicación mientras la concentración de polen sea alta.

Pero lo más importante es adoptar medidas preventivas.

Convivir con la polinosis puede ser muy molesto, por lo que conocer la concentración de polen permitirá tomar la medicación durante el periodo adecuado y planificar las salidas y viajes, ya que las medidas higiénicas son tan importante como el tratamiento farmacológico. Se debe evitar la exposición al aire libre cuando hay mayor concentración de polen, que es a primera hora del día y al atardecer. Hay que tener puertas y ventanas cerradas, también en los pisos altos. Tener filtros adecuados y limpios si se utiliza aire acondicionado. No utilizar vehículos descapotables, ni motos. Llevar las ventanillas subidas, no permitir entrada de aire exterior, ni poner el aire acondicionado.

Dra. Bustamante

 

 

 

Dejar respuesta