La Gota; Síntomas. Diagnóstico y tratamiento

Enfermedad de la Gota

La gota es una forma común y compleja de artritis que puede afectar a cualquier persona. Se caracteriza por episodios repentinos e intensos de dolor, hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad de una o más articulaciones.

Está causada por la acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones y los tejidos, como consecuencia de un aumento de los niveles de ácido úrico en el organismo. La gota puede ser una enfermedad dolorosa e incapacitante, pero también es tratable.

Es 4 veces más frecuente en los hombres que en las mujeres. Puede presentarse desde la adolescencia hasta la edad senil, aunque preferentemente afecta a los hombres entre los 35 y 50 años y a las mujeres por encima de los 50 años.
Las opciones de tratamiento de la gota incluyen medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Síntomas de la gota

Los síntomas más frecuentes de la gota son dolor repentino e intenso, hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad en una o varias articulaciones. Las articulaciones afectadas también pueden estar calientes al tacto. El lugar más frecuente de ataque es el dedo gordo del pie, pero la gota puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, incluidos los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas y los dedos. Además del dolor articular, también puedes experimentar fiebre, escalofríos y fatiga.

A veces, en fases avanzadas, aparecen acúmulos palpables en forma de nódulos duros, llamados tofos. En ocasiones, los cristales de ácido úrico se depositan en los riñones, dando lugar a episodios de cólico nefrítico.

Diagnóstico de la gota

La gota suele diagnosticarse basándose en tus síntomas y en el aspecto de la articulación afectada. Tu médico también puede realizar un examen físico y pedir análisis de sangre para confirmar el diagnóstico. Las pruebas que pueden utilizarse para diagnosticar la gota incluyen el análisis del líquido sinovial, que es el líquido que lubrica las articulaciones; la medición de los niveles de ácido úrico en sangre; radiografías de las articulaciones; y ecografías.

Se considera hiperuricemia cuando los valores de ácido úrico son mayores de 7 mg./dl.

Tratamiento de la gota

El objetivo principal del tratamiento es reducir la inflamación, el dolor y la hinchazón causados por la gota. El tratamiento también puede incluir cambios en el estilo de vida, como reducir el consumo de purinas y alcohol, así como aumentar la ingesta de líquidos, sobre todo de agua.

Se debe limitar la toma de alimentos ricos en purinas y corregir la obesidad y la hipertensión si están presentes.

Sólo cuando las cifras de ácido úrico en la sangre son muy altas se recomienda tratamiento con fármacos.

Medicamentos

Tu médico puede recetarte medicamentos para reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación asociados a la gota. Estos medicamentos incluyen antiinflamatorios no esteroideos (AINE), corticosteroides y colchicina.

Cirugía

En algunos casos, puede recomendarse la cirugía para eliminar los tofos (cristales de ácido úrico que se acumulan en la articulación) o los grandes nódulos causados por la gota. A veces se recurre a la cirugía para corregir la inflamación crónica causada por la gota.

Terapia para la Gota

La terapia puede ayudar a las personas con gota a controlar los efectos físicos, emocionales y mentales de la enfermedad. Las terapias pueden incluir terapia cognitivo-conductual, técnicas de relajación y grupos de apoyo.

La gota es una enfermedad frecuente y compleja. Es importante que trabajes con tu médico para encontrar la mejor opción de tratamiento para ti. Las opciones de tratamiento incluyen cambios en el estilo de vida, medicamentos y cirugía.

Con el tratamiento adecuado, puedes controlar tu enfermedad y mejorar tu calidad de vida.

Más info sobre la ONG Guía de Mayores en su blog

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.