Día Mundial del Ictus. Hoy y todos los días.

Imagen de Día Mundial del Ictus
Día Mundial del Ictus

Día Mundial del Ictus. Hoy y todos los días.

Como todos los días 29 de octubre se celebra el Día Mundial del Ictus.

El Ictus es una enfermedad cardiovascular y se origina al no llegar el flujo sanguíneo al cerebro y como consecuencia las células nerviosas no reciben el oxígeno necesario y dejan de funcionar.

El Ictus suele darse a partir de los 55 años en adelante, siendo proporcionalmente mayor el riesgo al tener más años. El 75% de los ictus en España se da en personas mayores de 65 años.

Conocer los síntomas ayuda a minimizar sus consecuencias.

Los principales síntomas son:

Parálisis en músculos faciales. Boca torcida

Debilidad en un brazo o una pierna

Según la Federación Española del Ictus, es una de las primeras causas de mortalidad en las mujeres y la segunda en los varones. Este dato ha sido facilitado por el SEN (Sociedad Española de Neurología) y el  Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV).

Las causas que influyen en sufrir un ictus, además de la edad, son:

-Hipertensión arterial

-Arritmias cardiacas

-Enfermedades del corazón

-Diabetes

-Obesidad

-Sedentarismo

-Consumo excesivo de alcohol

-Consumo de drogas,…

En caso de que percibamos o nos observen algunas de estas señales, hemos de acudir urgentemente al Centro de Salud, al Hospital o bien telefonear al Servicio de Emergencia número 112.

La rapidez es vital en el diagnóstico del ictus, siendo muy posible que las secuelas sean mínimas.

Una de las consecuencias que puede tener el paciente es una incapacitación funcional que se verá reflejada en su calidad de vida, además de la dependencia que genera y el requisito de una  persona que esté a su cuidado.

Un 52,5% de los enfermos que viven en sus domicilios necesitan que se les ayuden para poder realizar las necesidades básicas de la vida diaria (BVD). La cuidadora es por lo general una mujer de aproximadamente 55 años.

Bastantes afectados necesitan realizar rehabilitación, después de padecer el daño cerebral, con el fin de disminuir los efectos causados por el ictus.

En los programas de recuperación, las técnicas que se utilizan dependen del daño que les haya ocasionado la enfermedad y del grado de discapacidad que tengan. Pueden ser técnicas de terapia física, terapia de logopedia y terapia ocupacional.

La recuperación es muy lenta y depende del grado de la lesión que haya producido el ictus.

Recuerda que 1 de cada 6 españoles sufrirá un Ictus a lo largo de su vida

ONG Guía de Mayores se suma al Día Mundial del Ictus. ¡La prevención es tu responsabilidad!
SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.